China avanza para controlar las infecciones

En 2003, China fue el centro de atención en todo el mundo por el brote del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) que se originó en la China continental y que amenazaba con convertirse en una pandemia mundial. Antes de ser controlado, el SARS se había extendido a 19 países y había producido 2.960 casos de infección, con 119 muertes.1 En los años sucesivos, el gobierno central chino ha realizado inversiones en infraestructuras de salud pública para detectar y reportar los casos de enfermedades infecciosas y permitir la colaboración de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y otras organizaciones de salud pública a nivel mundial.

Sin embargo, en los hospitales de nivel medio en China, los programas de vigilancia de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS), no se conocen bien. Los números hablan por sí mismos. Uno de cada 10 pacientes en los hospitales chinos adquirirá una IRAS, que es el doble de la tasa de infecciones hospitalarias en los países desarrollados. Los organismos resistentes, a la mayoría si no a todos los antibióticos, son cada vez más comunes.

A finales de 2008, China tenía 278.000 instituciones sanitarias y 613.000 clínicas rurales, 4.036 millones de camas en hospitales y 6.169 millones de profesionales de la salud. Durante este tiempo, el gobierno chino se comprometió a crear un control de prevención de infecciones a nivel hospitalario, un desafío de enormes proporciones, con sólo un puñado de expertos capacitados en control de infecciones.

En la primavera de 2011, BD firmó un acuerdo con el Ministerio Chino de Sanidad para servir como socio asesor en la prevención y control de infecciones. Posteriormente, en mayo de 2012, se firmó un contrato con la Asociación de Hospitales de China (CHA), como agente del Ministerio de Sanidad, para desarrollar un programa de prevención y control de infecciones modelo que podría ser replicado en los hospitales de todo el país.

Durante su visita en 2014, la delegación presentó en la conferencia anual de la Asociación de Profesionales del Control de Infecciones y Epidemiología (APIC) el programa BD / CHA COE de control de la infección en China. La delegación también se reunió con el personal de prevención de infecciones del Valley Hospital de Nueva Jersey. Su estancia en Estados Unidos también brindó la oportunidad de comprometerse con los líderes de BD en el progreso del programa COE.

La aplicación de buenas prácticas en el control de infecciones puede evitar muchas IRAS.2El modelo COE proporciona una hoja de ruta para que los hospitales chinos reduzcan las IRAS, evitar el sufrimiento humano innecesario y utilizar de forma más efectiva los recursos sanitarios más escasos. Con la implementación de este programa damos un paso más en la visión de futuro de BD para que nadie sufra una infección relacionada con la atención sanitaria.

Enlace del articulo